El Picudo Rojo

El picudo rojo, o Rhynchophorus ferrugineus (Olivier, 1790), es un escarabajo originario del Asia tropical, que se ha extendido a numerosos países ajenos a su área de distribución natural debido al transporte antrópico , es la enésima muestra de los graves peligros que aúnan el descontrol comercial que existe entre los distintos países, las grandes compañías y las multinacionales, con las modernas posibilidades del transporte de mercancías en cuanto a volumen y rapidez de trasiego se refiere. La plaga causa graves problemas fitosanitarios en todas partes dónde se ha introducido. En España ha disparado ya todas las alarmas de los organismos encargados de la vigilancia de fronteras y la protección agronómica, tanto a nivel estatal como autonómico. Por una falta de previsión, han fallado las medidas preventivas y parece haberse aclimatado en el sureste de la Península y en las islas Canarias y ahora va a ser muy difícil erradicarla.La nueva especie se ve beneficiada porque carece en las regiones mediterránea de enemigos naturales que limiten su propagación. El insecto pertenece al orden de los coleópteros (escarabajos) y a la familia de los curculiónidos (gorgojos). Su gran tamaño, entre dos y cinco centímetros, y color rojizo ferruginoso lo hacen inconfundible. La larva perfora galerías de más de un metro de longitud en los troncos. Sus plantas hospedantes son el cocotero (Cocos nucifera) y otras palmeras, en especial las del género Phoenix y la palmera de Guinea (Elaeis guineensis). Cuando se ven afectadas por la plaga, sufren amarilleamiento y marchitamiento, produciéndose la muerte del pie afectado. El control de esta plaga es complicado y por el momento, a falta de método seguro, acaba con la eliminación de los pies afectados y los que se sospecha pudieran estarlo. La plaga ha llegado por el trasiego de palmeras de jardinería. La invasión en la Península. La plaga apareció por vez primera en España en 1994 , en el litoral granadino, en Almuñécar. Tanto aquella vez como las posteriores introducciones en diversos puntos de Andalucía oriental, Murcia y Levante, ha llegado a través de palmeras infectadas procedentes de Egipto u otros países del norte de África . A principios de 2004 saltaron las alarmas en la Comunidad Valenciana al detectarse los primeros daños serios producidos por el picudo rojo. La Generalitat publicó una orden de declaración oficial de la plaga, y la Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación tomó medidas inmediatas. Se trató de controlar y erradicar la plaga, se ordenaron inspecciones y cuarentenas, se destruyeron palmeras afectadas y se impusieron restricciones al comercio de plantas, intentando impedir la entrada de todo ejemplar de palmera que no hubiese sido inspeccionado . En el levante español ataca tanto a las palmeras datileras (Phoenix dactylifera) como a las ornamentales . En Canarias afecta a la palmera canaria (Phoenix canariensis). Esta joya del archipiélago está en peligro si la plaga sigue avanzando .



Para detectar la plaga tenemos que atender a la sintomatología manifiesta en las palmeras.
Los síntomas son:
Hojas externas caídas, con señales evidentes de desgarramientos a nivel de la inserción con el tronco.
Desplomado general de la corona de hojas.
Un aspecto ligeramente decaído de las hojas más tiernas del penacho central (palmito), que viran de color amarillo al pardo rojizo.
Orificios en el corte de las tábalas de la balona.
Restos de pupas (capullos o croquetas) entre tábalas y hojas.
Asimetría de la corona.
Hojas comidas.
Raquis comidos y/o tronchados.
En hojas en el suelo, producto de una poda: en el corte se observan galerías de 1-2 cm. Producidas por larvas.
Para prevenir hay que evitar las heridas en las palmeras. La poda debe realizarse en épocas frías del año, que es cuando menor movilidad tienen los adultos. De este modo, reduciremos la dispersión de la plaga a lugares fuera de donde está inicialmente localizada. Se recomienda la utilización de mástics o pastas cicatrizantes para cubrir las heridas de poda y la aplicación de insecticidas en los cortes. Es de vital importancia para un mejor control de la plaga del picudo rojo la colaboración de todos y el poder detectar lo antes posible la aparición de nuevos ejemplares afectados.
Métodos de control y prevención:

Endoterapia SOSPALM

Se trata de una técnica muy segura y limpia , ya que el insecticida no entra en contacto con el medio ambiente. Consiste en aportar el fitosanitario sistémico elegido en la zona central del tronco. Los haces vasculantes trasladan el producto a hojas y cogollo. El insecto muere al ingerir brotes de la palmera tratada. Al ser un sistema efectivo, económico y limpio, no solo es el más utilizado en palmeras afectadas (tratamiento curativo), sino es el más recomendado para actuaciones preventivas en palmeras en las que no se ha detectado la plaga (tratamiento preventivo)

Ducha Foliar

Es un método efectivo para la lucha contra el picudo rojo. Se trata de mojar abundantemente y sin presión (a modo de piramide de copas de cava) el cogollo con el producto elegido, para que sature la corona. Se puede utilizar dos tipos de productos para hacer ducha foliar:
Biólogicos: nemátodos.
Químicos: insecticidas Tiene el inconveniente del coste, ya que actuar en palmeras altas, genera un despliegue de medios muy costoso (grua, pulverizaciones telescópicas,etc.), además de acordonar la zona por la deriva del producto, en el caso de realizar la ducha foliar con insecticidas

¿Cómo actuar ante la evidencia de plaga en la palmera?

En el caso de ser evidente la infesta, nuestra obligación pasa por comunicar inmediatamente a responsables de su ayuntamiento o a agentes del municipio en dicha materia, el lugar y el número supuesto de palmera/s infestadas , así como la colaboración necesaria para poder realizar los trabajos oportunos según el criterio de las autoridades competentes en Sanidad Vegetal. Es muy importante poner en conocimiento cualquier tipo de sospecha sobre la posible infesta puesto que la rapidez de actuación en cada caso depende la propagación incontrolada de la plaga , de su acotamiento y del control de la misma. La Ley 43/2002 de 20 de Noviembre , de Sanidad Vegetal, dispone de las obligaciones y límites en esta materia al respecto tanto para productores, comerciantes e importadores de palmáceas; así tanto obligaciones y recomendaciones para las corporaciones locales como para particulares

Tenemos la nueva cánula de inyección para la dosificación de productos sistémicos en palmeras y para el tratamiento preventivo y curativo del picudo rojo.



En todos los casos, si no se realiza ningún tipo de tratamiento o control, el ataque del Picudo Rojo conduce a la muerte de la palmera afectada.
 

Descargue aquí las instrucciones para la utilizacion del producto: